¿Qué son las smart grids? 

Las smart grids, o redes inteligentes en español, son un sistema de distribución de energía eléctrica que integra tecnologías digitales para mejorar la eficiencia, fiabilidad y sostenibilidad de la red. 

Una de las principales diferencias entre las redes inteligentes y las redes eléctricas tradicionales es que las primeras son bidireccionales. Esto significa que la electricidad puede fluir en ambos sentidos, lo que permite que los consumidores se conviertan en productores. 

Una de las principales diferencias entre una Smart Grid y una red eléctrica tradicional es el conocimiento disponible de la misma y los intercambios que se producen entre la red y los usuarios de la misma. Mientras que una red eléctrica tradicional el conocimiento del estado de operación pasado, presente y futura de la misma era limitado o nulo, en una Smart Grid los operadores son capaces de conocer qué está ocurriendo en la misma en Tiempo Real para operarla de forma eficiente y utilizar el comportamiento histórico para simular o predecir el comportamiento futuro y anteponerse a posibles incidentes. Esto se debe principalmente a que, en una Smart Grid, el intercambio entre el usuario y la red no se limita a la electricidad, sino que también hay un intercambio de información. Las Smart Grids  incorporan, además, un sistema de control y monitorización que permite a los operadores de la red gestionar la demanda de electricidad de forma más eficiente, ayudando a reducir las pérdidas de energía y a mejorar la fiabilidad del suministro. 

Descubre sus características principales

A continuación, explicaremos algunas de las características más destacadas de este tipo de redes: 

Implementación de gemelos digitales. A partir de la información disponible en los sistemas GIS se generan modelos digitales de la red de distribución que permiten emular el comportamiento de las mismas y utilizarlo para diferentes aplicaciones tales como monitorización, simulación y predicción.

Conocimiento estricto del estado de la red:

Mayor flexibilidad. Uno de los objetivos de las redes inteligentes es responder de forma más rápida a cualquier imprevisto o avería, aspecto que se ha conseguido gracias a la automatización y la implementación de sistemas ADMS.. 

Aumento de la seguridad. Las smart grids permiten garantizar un suministro eléctrico más fiable, eficiente, seguro y sostenible, lo que supone una mejora del servicio. 

Descentralización de la producción de forma segura. Los consumidores pueden consumir energía a través de las red de distribución y, a la vez, generarla en su propia instalación, pudiendo almacenarla en baterías o verterla a la red de forma segurapara que otros usuarios las consuman. 

El punto fuerte de las redes inteligentes es su poder de comunicación y control de consumo. La gestión de las mismas se hace a través de dos puntos claves: 

¿Cómo funcionan las smart grids o redes inteligentes? 

Digitalización de activos de red. Por medio de los sistemas de telegestión o equipos de supervisión de red, permiten crear puntos de observabilidad e implementar los gemelos digitales de la misma.

Centros de control. Este se encarga de explotar toda la información disponible para gestionar la toma de decisiones  y poder intervenir de forma rápida y eficaz en caso de que sea necesario.

En Ingelectus somos especialistas en smart grids y ofrecemos servicios integrales que incluyen consultoría, diseño, gestión o implementación de estas redes. Si estás interesado en conocer más sobre nuestras soluciones, contacta con nosotros. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *